Potaje de espinacas y garbanzos

Ingredientes

  • 1 kg de espinacas
  • 400 g de garbanzos cocidos
  • 500 g de patatas
  • 3 dientes de ajo
  • 1 tomate maduro gordo, rayado
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • aceite de oliva virgen extra
  • 2 rebanadas de pan duro
  • 50 g de almendras tostadas

Preparación

En una olla con aceite, freír las dos rebanadas de pan. Retirarlas y ponerlas en un mortero. Asar un diente de ajo. Pelarlo y añadirlo el mortero.

En el mismo aceite donde se ha frito el pan, dorar dos dientes de ajo, pelados y cortados por la mitad. Añadir el tomate y sofreír.

Apartar la cazuela del fuego y añadir el pimentón. Remover muy bien.

Volver a poner la cazuela al fuego y añadir las espinacas. Cubrir con agua (no mucho, ya que las espinacas soltarán bastante) y hervir.

Mientras tanto, pelar, lavar y cortar las patatas en daditos. Es importante no hacer el corte limpio en las patatas: justo cuando esté a la mitad, romperlas para que suelten el almidón y el caldo se espese.

Agregar las patatas a la cazuela con los garbanzos limpios y escurridos y un poco de colorante en polvo.

Cocer a fuego lento, hasta que las patatas estén hechas. Preparar una picada con la rebanada de pan, el ajo asado, las almendras sin cáscara y comino en grano. Añadir la picada al final de la cocción y remover muy bien.