10 claves para ejercitar la memoria

27 Septiembre, 2018

10 claves para ejercitar la memoria


El cerebro puede activar circuitos latentes de memoria y crear otros nuevos cuando realizamos las actividades adecuadas. Además, a mayor actividad de estimulación cerebral, mayor neuroplasticidad ganaremos para seguir disfrutando de buena memoria y seguir grabando información con facilidad.

Así lo explica Robert Monzonis Gómez, psicólogo, master en Psicología del Trabajo, Organizaciones y Recursos Humanos, y master en Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira, que recomienda “cuidar cada día nuestra memoria de modo que igual que podemos mejorar nuestros músculos entrenando, también podemos entrenar nuestra memoria creando rutinas mentales que favorecen la conexión de los circuitos neuronales para el recuerdo”.

En definitiva, se trata de conseguir el cuidado de nuestra memoria realizando actividades y creando hábitos que nos ayudarán a recordar mejor y a obtener nuevos conocimientos que darán mayor capacidad a nuestro cerebro a la hora de recordar.

Expone Monzonis Gómez que una manera excelente de ejercitar nuestra memoria pasa por aprender cosas nuevas, fomentar nuestra curiosidad por aprender y mantener nuestro cerebro en constante actividad.  “Se trata de mantener en plena forma nuestro cerebro para que sea capaz de conectar con la información cuando la necesitemos”, expone.

Para mantener ejercitada nuestra memoria, el psicólogo Ander Pérez, especialista en Psicología Organizacional y del Trabajo, explica que la clave es la estimulación de la mente a través de nuevos conceptos y la repetición de éstos. Y recomienda seguir estas pautas:

  1. Leer es de las mejores recomendaciones ya que consolida nuestra red de neuronas y la amplía usando conceptos que raramente manejamos. Expandimos así nuestro “banco de ideas” y acumulamos nuevos conocimientos.
  2. Mirar fotografías puede conducir a trasladarnos a lugares del pasado y activar automáticamente la memoria y la conexión a esos recuerdos que corren el riesgo de perderse.
  3. Hacer sudokus (o similares) estimula nuestra mente matemática además de la memoria en general.
  4. Las manualidades permiten mantener activa nuestra atención y en forma nuestra memoria a la vez que da confianza en nuestras capacidades.
  5.  Aprender idiomas en la medida que, por raro que parezca, el aprendizaje de cosas nuevas estimula nuestra mente, la fortaleza y le da agilidad. El ejercicio de aprender obliga a recurrir a experiencias anteriores que completan la realización de las nuevas tareas.
  6. Crear mapas mentales y usar la imaginación para recrear lugares en los que se ha estado o vivido para ayudar a crear nuevas conexiones neuronales y a consolidar las existentes.
  7. Reducir el estrés para ayudar a que la claridad de pensamiento tenga más continuidad e intensidad.
  8. Reducir el consumo de alcohol que mata muchas neuronas implicadas en la reactivación de la memoria.
  9. Asociar recuerdos y relacionar la información nueva con la ya existente para crear un vínculo. Las memorias antiguas se fortalecen por estar conectadas a más memorias y las memorias nuevas se harán más asequibles por estar a conectadas a memorias ya consolidadas.
  10. Reforzar todos los sentidos e involucrarlos en las experiencias que se viven. Las memorias se añaden a través de varios sentidos (tacto, gusto, olfato, vista, oído). Cuántos más sentidos usemos para la misma experiencia-memoria, más fuerte quedará ésta impresa en nuestro cerebro.

Finalmente, señalan los expertos que aprovechar la tecnología puede ser determinante para conseguir cierta regularidad en el ejercicio de nuestra memoria. Algunos dispositivos tecnológicos permiten no solo para dar ese toque final a esa cosa que no queremos olvidar, sino también evitar que nos frustremos por haber olvidado algo.

Ventajas relacionadas