10 Rutas para hacer trekking con niños

27 Junio, 2018

10 Rutas para hacer trekking con niños


Las salidas a la naturaleza y el trekking ofrecen oportunidades lúdicas para disfrutar con los más pequeños de la casa combinando la experiencia en el entorno natural y la diversión que satisface su curiosidad. Cabe sólo escoger el recorrido adecuado a cada edad examinándolo previamente. Es clave elegir rutas con atractivos y actividades extra que atraigan su interés y les sorprendan en pleno contacto con la naturaleza y la aventura. A continuación, recomendamos una selección de 10 rutas, pero, por supuesto, hay muchísimas más.                                                

1. Castillo de Burriac (Cabrera de Mar, Barcelona)

Testigo altivo de la historia de la comarca barcelonesa del Maresme, el castillo de Burriac se alza sobre una firme atalaya a la que llegamos a través de caminos que ascienden entre bosques con un desnivel de 300 metros. Excepto el tramo final algo más empinado, el recorrido es agradable y apto para salir a practicar trekking con los niños con la recompensa final de visitar los restos del castillo medieval. Desde la cima la vista es espectacular y ofrece los perfiles magníficos del Montseny, el Montnegre e incluso la montaña de Montjuïc. A los pies del fin de nuestra excusión, extendidos hacia el mar, se ofrecen los restos de poblados íberos y romanos sobre el perfil de la antigua Vía Augusta.

2. Espacio Natural de Doñana (Huelva)

Es uno de los espacios naturales más hermosos del país, con una gran riqueza de fauna única en el continente europeo. Un verdadero privilegio para compartir en familia. Todas las excursiones que transcurren por el Parque Nacional de Doñana deben hacerse en compañía de un guía. Hay diversas rutas y la mayoría pueden realizarse con niños. En algunos recorridos se combina el recorrido a pie con transporte motorizado para cubrir grandes distancias. 

3.Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas (Jaén)

Situado a una altitud de 1400 metros, entre bosques de chopos, el nacimiento del río Segura nos lleva hasta Fuente Segura. Para disfrutar de la calma de la excursión o reponer fuerzas, es posible aprovechar la estancia en la zona recreativa al inicio del camino. El resto del atractivo para esta excursión lo da el seguimiento del cauce del río aguas abajo. Además, dos senderos GR (Gran Recorrido) están a nuestra disposición desde este enclave: el GR7 que llega hasta Atenas y el GR144 que sigue la ruta de la trashumancia.

3. Serra Grossa (Alicante)

El recorrido de unos 4 km es ameno y divertido para hacer trekking con los niños por la facilidad del camino y por la cantidad de rocas, cuevas y recodos en los que se encantan, juegan y se divierten los más pequeños. Es una ruta plácida, sencilla y que puede realizarse incluso en bicicleta. Desde la cima, totalmente plana y a unos 150 metros, las vistas son espectaculares sobre la ciudad de Alicante y especialmente hacia el puerto y el mar.

4. Arenas Negras (Garachico, Sta. Cruz de Tenerife)

Desde la ermita de San Francisco de La Montañeta, iniciando un recorrido de unos 2.8 km se recorre en unos 50 minutos un sendero de dificultad media que conduce a la zona recreativa de Arenas Negras con una amplia zona de acampada. Esta excursión cubre un desnivel de 1.300 metros sobre el nivel del mar y resulta atractiva por la especial idiosincrasia del entorno natural (codeso, hierba de la cumbre, hierba pajonera) en pleno Parque Natural del Teide, amplísima zona con 41 itinerarios a nuestra disposición.

5. Sierra de Guadarrama (Madrid)

Entre los varios recorridos a nuestra disposición, el de la Calzada Borbónica del puerto de Fuenfría nos lleva por la antigua calzada romana que unía Madrid y Segovia. Como elemento de especial interés, el puente romano del Descalzo. Se trata de una excursión de 4 horas (ida y vuelta) a través de un recorrido de poco menos de 6 km.

6. San Cebrián de Mudá (Palencia)

Una excursión al centro de interpretación del Bisonte Europeo puede suponer un aliciente especial a un recorrido a través de esta zona de la Montaña Palentina que incluso admite circuitos en bicicleta. En un entorno natural muy característico, la reserva ofrece un recorrido de unas dos horas en las que los más pequeños quedarán admirados ante los ejemplares de bisontes europeos en semilibertad.

7. Beyu Pen (Amieva, Asturias)

Con inicio de Santillán, a unos diez kilómetros de Cangas de Onís, este sendero es apto para pequeños a partir de los 5 años de edad. La exuberante belleza natural de la zona se refuerza con el atractivo de los relatos y leyendas que la impregnan. Según estas, en esta zona habitan las Xanas, personajes mitológicos de largo pelo color de oro que atraen –cual sirenas de interior- a los paseantes. El río circula en paralelo al recorrido y esto es, junto algunos puentes a atravesar, un aliciente para los más pequeños. En Pen, podemos detenernos y observar la panera sobre catorce pegollos, que es la más grande de Asturias.

8. Talaia de Alcúdia (Alcúdia, Mallorca)

No apta para menores de 6 años, ni tampoco para cochecitos infantiles, esta ruta de algo más de 10 km atraviesa zonas antiguamente localizadas por los vecinos de Alcúdia para suministrarse de leña. El recorrido entre zonas de pinares permite vistas magníficas entre las bahías de Alcúdia y de Pollença. Hasta llegar al tramo final de la ermita de la Victoria debemos cubrir un trayecto que nos ocupará unas 5 horas con un desnivel de subida de 598 metros.

9. Ruta de Fraga a Os Muíños (Mesia, A Coruña)

Una pista en muy buen estado atraviesa varias zonas agrarias y forestales uniendo cuatro molinos (muíños) de agua que hacen las delicias de los chavales: Ribeira, Queiroa, Batán y Covela. Estos muiños que dan nombre al recorrido ofrecen todo tipo de información didáctica para difundir el valor patrimonial y etnográfico de la zona. El recorrido tiene cerca de 14 km que puede cubrirse en algo más de tres horas.

Ventajas relacionadas