10 rutas de senderismo muy curiosas para disfrutar

20 Octubre, 2017

10 rutas de senderismo muy curiosas para disfrutar


Salir de casa, hacer ejercicio más o menos exigente siempre en la medida de nuestras posibilidades físicas o nuestra disponibilidad de tiempo libre, es una recomendación para nuestro bienestar físico y anímico. Estar al aire libre en cualquier estación del año es un medio, según ha concluido una investigación de la Universidad de Essex (Reino Unido), para disfrutar de la sensación de libertad y también para mejorar nuestra autoestima y nuestro ánimo. ¿Con qué rutas podemos disfrutar? Seleccionamos diez que se distinguen por su peculiaridad.

1.- Ruta del Flysch (Euskadi): transcurre entre Zumaia y Deba, en Gipuzkoa, y recorre entre 14 y 16 kilómetros de senderos y paseos con desniveles de unos 100 metros que hay que hacer durante la bajamar. Es un “sube y baja” constante con un paisaje de verdes prados y acantilados que empieza en la ermita de San Telmo; escenario cinematográfico en 'Ocho apellidos vascos'. Parte de ella es conocida mundialmente porque es escenario de 'Juego de Tronos' pues forma parte de los paisajes de Rocadragón, casa de los Targaryen.

2.- A Faro Fisterra (Galicia): una ruta de 4 kilómetros y baja dificultad que se puede hacer en familia y transcurre entre puerto de Fisterra y Faro de Fisterra en cabo Fisterra; declarado patrimonio europeo en 2007. La primera parada del recorrido es Castelo de San Carlos, una fortificación del siglo XVIII y luego se continúa hasta Santa María das Areas una iglesia que data del siglo XII. Después hay que subir el monte San Guillermo para disfrutar de las vistas de la villa de Fisterra y su costa. Se continúa subiendo el monte Facho y se sigue el camino que lleva a las Piedras Santas. Hay que desandar parte de lo recorrido para llegar después hasta el Faro Fisterra.

3.- Ventanas de Güimar (Canarias): en Tenerife, una ruta de 18 kilómetros que suele llevar unas 8 horas. Es un recorrido aventurero en un entorno espectacular que descubre el canal que atraviesa las paredes del Barranco de Badajoz. No está recomendada para quienes no soportan las alturas o los desfiladeros. Los que la han realizado indica que hay que llevar una luz frontal para pasar algunos de los túneles y casco ya que en ocasiones hay que agachar la cabeza.

4.- Camí de Cavalls (Baleares): en Menorca hay un sendero histórico de 185 kilómetros que se puede hacer por etapas o, por supuesto, escoger un solo de sus 20 tramos. Quienes quieren recorrerlo por completo suelen invertir unos 7 días de media. Es todo un reto al aire libre que da la vuelta a toda la isla por la costa y que pone en contacto al caminante con la riqueza paisajística y patrimonial de la costa menorquina.

5.- Rutas en el Parque Natural del Lago de Sanabria (Castilla y León): en torno al lago de origen glaciar, el más grande de la Península Ibérica y que se localiza en Castilla y León, hay casi innumerables rutas de senderismo para hacer en familia y que transcurren a través de las más de 22 000 hectáreas del espacio protegido. Una de ellas es la del Cañón del Terra que arranca en Ribadelago Viejo y cuenta con pequeñas cascadas y cuevas e incluye una Poza de las Ninfas. Otro de los grandes atractivos es avistar las nutrias que pueblan el lago y sus riberas y que en primavera son todo un espectáculo.

6.- Valle del Jerte (Extremadura): es un imprescindible para hacer en primavera que está en Extremadura. Una de las rutas más llamativas es la de la Garganta de los infiernos. Es un recorrido circular de 17 kilómetros y un desnivel de 625 metros que lleva unas 6 horas y que una familia con niños mayores de 10 años pueden realizar sin dificultad. Incluye un sendero esculpido en roca y el caminante atraviesa fincas de cerezos, un castañar llamado monte Reboldo, un puente de piedra y chozos de pastores. Se pasa puntos emblemáticos de la ruta como el Charco BonitoLos Pilones y el Chorrero de la Virgen.

7.- Cavalls del Vent (Cataluña): en el parque natural del Cadí-Moixeró 'Cavalls del Vent' es una travesía de 74 kilómetros que une 8 refugios de alta montaña gracias al trabajo de los 8 guardas del espacio protegido. La ruta transcurre a más de 5.000 metros de altitud, es exigente y se puede hacer por tramos o como un reto personal aunque requiere una buena forma física y el equipamiento adecuado. Por partes o en su totalidad permite disfrutar de 30 hábitats y 30 especies animales y vegetales de gran interés en el ecosistema europeo.

8.- El Caminito del Rey (Andalucía): está en Málaga, ha sido restaurado recientemente, es de pago y es apto solo para intrépidos ya que son 8 kilómetros de los que 2,9 son de pasarelas. Hay que cruzar un puente colgante que salva 105 metros de altura. Se puede iniciar desde dos puntos, desde Ardale si se quiere empezar por el Norte o desde Álora si la elección es el Sur. La decisión es importante porque hay que reservar. Un dato a tener muy en cuenta: se disfruta de una vista única de la Presa Guadalhorce.

9.- Bosque de Muniellos (Asturias): está en la reserva natural del mismo nombre y solo pueden entrar en ella 20 personas al día. El plazo de reservas se inicia el 15 de diciembre del año anterior a la visita y hay que volver a confirmar entre 23 y 15 días antes. También hay que prestar atención a todas las recomendaciones previas a la visita. El objetivo es recorrer el roblebal más grande de España y uno de los mejor conservados de Europa. En el bosque de Muniellos se dice que los verdes son más verdes y que los amarillos, ocres y rojizos tienen intensidades nunca vistas.

10.- Foz de Lumbier y Selva de Irati (Navarra): en Navarra, entre Pamplona y Sanguesa hay un ruta que se puede hacer en familia y con niños pequeños: el recorrido de la Foz de Lumbier. Se trata de un cañón excavado por el río Irati donde se puede avistar buitres leonados. Tiene el atractivo añadido de que se puede pasar por la antigua vía del primer tren eléctrico que hubo en España y que comunicaba Pamplona y Sangüesa. La Selva de Irati es el mayor bosque de hayas y abetos de Europa y desde el mirador de Ariztokia se divisan magníficas vistas del valle de Aezkoa.

Ventajas relacionadas