10 bosques para perdernos y disfrutar

21 Septiembre, 2018

10 bosques para perdernos y disfrutar


El final del verano y la llegada del otoño es una época perfecta para disfrutar de esos espacios llenos de vida

Según datos del ministerio de agricultura, pesca y alimentación en España hay casi quince millones de hectáreas arboladas. En la biomasa arbórea las especies más numerosas son: el haya, la encina, los robles, los eucaliptos, el rebollo y el castaño. El alcornoque y los pinos también tienen una gran presencia. Para disfrutar de estas especies hemos seleccionado 10 bosques que merece la pena visitar, al menos, una vez en la vida.

1. Selva de Irati (Navarra)

De él se destaca que, tras la Selva Negra alemana, es el segundo hayedo-abetal más extenso y mejor conservado de Europa. Unas 17.000 hectáreas verdes rodeadas de montañas en las que viven reyezuelos, pinzones, petirrojos, truchas, zorros, jabalís, martas y ciervos. Este tesoro se localiza en el Pirineo oriental navarro, en la cabecera de los valles de Aezkoa y Salazar. A este tesoro natural se accede desde las localidades de Orbaizeta y Ochagavía.

2. Fageda d’en Jordà (Girona)

Esta reserva natural localizada en la comarca gerundense de La Garrotxa contiene un poblado hayedo que crece a una altura infrecuente en la Península Ibérica: entre 550 y 650 metros. Se extiende en unos 4,8 km2 y uno de sus grandes atractivos y singularidades es que está asentado sobre una colada enfriada de lava procedente del volcán de El Croscat. Además, está rodeado por 21 de los volcanes de la comarca. La entrada principal se ubica en el kilómetro 4 de la carretera entre Olot y Santa Pau y allí se puede ver el monolito al poeta Joan Maragall autor del poema "La fageda d'en Jordà".

3. Pinar de Antequera (Valladolid)

Al sur de la ciudad de Valladolid está este pulmón verde de casi mil hectáreas en las que predomina el pino piñonero seguido del pino resinero. También se pueden encontrar encinas, espino albar, majuelo y retama. Entre el matorral se puede ver a la liebre común, conejos y zorros. El pinar es muy visitado por los vecinos de Valladolid que disfrutan de sus rutas de senderismo, deporte a pie o en bicicleta.

4.Hayedo de Montejo (Comunidad de Madrid)

Al norte de la comunidad de Madrid, en el municipio de Montejo de la Sierra se puede visitar uno de los hayedos más meridionales de Europa. Son 250 hectáreas en el que el haya es la especie más numerosa pero donde también se pueden encontrar otras especies como robles, encinas, pinos, sauces, fresnos y chopos. Es sitio natural de interés nacional desde 1974 y para su conservación las visitas están restringidas. Para reservar día y conocerlo se ha de contactar con el centro de recursos de la Sierra del Rincón.

5.Bosque de Benamahoma (Cádiz)

En el parque natural Sierra de Grazalema, en la pedanía de Grazalema se sitúa esta ruta de El Bosque a Benamahoma por sendero a lo largo del río Majaceite. En total son 4,5 kilómetros muy visitados en la provincia de Cádiz y cuyo recorrido es apto para todas las edades. Es un fresco paseo entre chopos, fresnos, olmos y álamos; además, el buen caudal del río, incluso en las épocas más secas, permite disfrutar de pequeños saltos y cascadas.

6.Bosque de Enebros (Cádiz)

El enebro marítimo es un arbusto en peligro de extinción que forma parte del catálogo de especies de la flora silvestre amenazada de Andalucía desde 1994. Esta especie se reparte, de forma discontinua, a lo largo de unos 225 kilómetros desde El Rompido (Huelva) hasta Tarifa (Cádiz). Es la principal reserva de esta especie en la Península Ibérica. El enebro marítimo se ver sobre dunas o bordes de acantilados costeros muy cercanos a la línea del mar.

7.El bosque de la Vallesa (Valencia)

A unos 20 minutos de la ciudad de Valencia, en el parque natural del río Turia, se puede disfrutar de la Vallesa; un fragante bosque de pinos, matorrales autóctonos, olivos y coscojas. Cuenta con una ruta para todos los públicos, la ‘Interpretativa de la Vallesa’. En su recorrido el visitante se puede informar del ecosistema mediterráneo que contiene gracias a los carteles informativos que están instalados.

8. El Castañar de Rozas de Puerto Real (Comunidad de Madrid)

Es el bosque de castaños más grande de la región. Se accede a él por la carretera de los pantanos y por la localidad de Rozas. Se ubica en el espacio protegido zona especial de conservación (Zec) de las cuencas de los ríos Alberche y Cofio, y a lo largo de los poco más de 3 kilómetros de recorrido de dificultad baja se pueden disfrutar de algunos ejemplares de castaños centenarios.

9. Bosque de la Marquesa (Tarragona)

A unos ocho kilómetros de la ciudad de Tarragona se puede visitar este bosque de pino blanco que hoy es espacio de interés natural protegido a través del que se llega a varias playas y calas que acaba en la Punta de la Mora. El viento da una característica forma inclinada a los árboles costeros que se suspenden sobre las rocas.

10. Bosque de Muniellos (Asturias)

Es la reserva de robles más grande de España y una de las mejor conservadas de Europa. Está dentro del parque natural de las Fuentes del Narcea y del Ibias y abarca 59,7 km² que incluye tres montes: Muniellos, La Viliella y Valdebois. Fue declarado Reserva de la Biosfera de la Unesco en el año 2000 y dos años más tarde Reserva Natural Integral. El acceso a este espacio natural en el que anida el urogallo cantábrico y que también cobija al oso pardo cantábrico está restringido a 20 visitantes por día. Las reservas para las visitas deben ser dirigidas a la Consejería de Medio Ambiente del Principado de Asturias para conseguir la autorización de acceso.

Ventajas relacionadas