Cómo marinar la carne

20 Noviembre, 2018

Cómo marinar la carne


El marinado es una técnica de sazonado que permite dar más sabor a los alimentos y macerarlos para conseguir que queden mucho más tiernos y jugosos. Os contamos los mejores consejos para hacerlo correctamente.

Seguro que más de una vez os ha ocurrido que habéis cocinado carne a la parrilla con todas las ganas y, cuando la habéis probado, el sabor os ha decepcionado; o que una pechuga de pollo a la plancha ha quedado tan seca que tenéis que beber agua constantemente para poder tragarla. Pues hay una solución muy fácil para que esto no os vuelva a pasar: marinar.

El marinado es una técnica que permite conservar los alimentos en crudo durante más tiempo, pero también para dar sabor a los alimentos que se van a cocinar, especialmente las carnes. Existen muchos tipos de aderezos y salsas para sazonar que os ayudarán a dar sabor a vuestros platos y merece la pena tener en cuenta algunos consejos a la hora de preparar un buen marinado:

  • La paciencia es fundamental. El marinado tiene que durar, como mínimo, media hora. Por supuesto, cuanto más rato maceremos la carne, más sabrosa nos quedará, pero si tenemos mucha prisa y ni siquiera disponemos de media hora, no merece la pena preparar el marinado, ya que no dará tiempo a que penetre en los alimentos.
  • Siempre en crudo. Hay marinar la carne en crudo, ya que de esta forma los jugos que penetren en ella quedarán sellados en su interior en el momento de cocinarla. Si preparamos un adobo para carne a la parrilla podemos ir pintando la carne durante la cocción para reforzar el sabor.
  • Líquido y especias. Combinar diferentes condimentos tiene un secreto: al menos un elemento del aderezo ha de ser un líquido. Para preparar un buen marinado, podemos usar zumo de limón, que es el más habitual en nuestras latitudes, o bien, optar por algo más exótico, como la salsa de soja o incluso la leche de coco. En cuanto a las especias, la variedad es casi ilimitada: eneldo, romero, orégano, pimienta, ajo picado, anís, clavo...
  • El secreto es el equilibrio. Si preparamos un adobo de sabor fuerte, el tiempo de marinado debe ser menor, para evitar que el sabor sea excesivamente intenso. También es importante no mezclar muchos ingredientes, ya que al final no se distinguirá el sabor de ninguno de ellos: recordad que lo importante de marinar la carne es que nos ayuda a realzar su sabor, no a eliminarlo.
  • Bien mezclado. Antes de poner la carne en el marinado, debemos poner todos los ingredientes en un bol y mezclarlos bien con unas varillas.
  • Hay que ser generoso. Tenemos que preparar una cantidad suficiente de adobo para que las piezas de carne queden bien cubiertas con él.
  • En frío. Si vamos a macerar la carne durante solo media hora, podemos dejarla fuera de la nevera, pero si hemos decidido marinarla más tiempo, lo mejor es tapar el recipiente con papel film, hacer unos agujeros sobre el plástico y guardarlo en el frigorífico.

Para todo tipo de carnes

El marinado es una técnica especialmente recomendable para la carne que suele endurecerse o secarse cuando se cuece, como es el caso de las pechugas de pollo, pero la verdad es que macerar carne de cerdo, preparar un adobo para la carne a la parrilla o marinar unas costillas de cerdo son excelentes opciones para dar rienda suelta a nuestra imaginación culinaria.

Por lo tanto, lo mejor que podéis hacer es experimentar un poco y descubrir qué tipo de marinado queda mejor en cada caso. Sobre gustos no hay nada escrito y lo ideal es que elijáis las especias y los ingredientes que os gusten más u optéis para una salsa para sazonar carnes que ya esté lista en el supermercado. Si queréis empezar poco a poco, os recomendamos un clásico que queda muy bien con el pollo: zumo de limón, ajo y perejil. Dejad los trozos de pollo marinando una hora y cocedlos a la plancha

Y si os apetece un marinado con carne roja, como la ternera, una mezcla de de vino tinto —mejor que sea suave—, un chorrito de salsa de soja, hierbas provenzales y pimienta és una combinación perfecta. Dejad la carne un par de horas en este macerado y ya los tendréis listos para coger. ¡Que aproveche!

Ventajas relacionadas