Las mejores alternativas veganas a la leche y el huevo

19 Julio, 2018

Las mejores alternativas veganas a la leche y el huevo


Llevar a cabo una dieta vegana con todo el valor nutricional es posible. Te mostramos algunas alternativas que puedes usar para sustituir alimentos básicos como la leche o el huevo.

Legumbres, semillas, cereales... Las posibilidades y alternativas que ofrecen los productos de origen vegetal presentan un gran interés nutricional y gastronómico. Una dieta sin elementos procedentes de los animales es posible desde el punto de vista nutricional, puesto que combinar cualitativa y cuantitativamente proteínas vegetales nos puede llevar a una dieta rica, variada y muy saludable.

Para conseguir un perfil nutricional completo, debemos repartir a lo largo del día, en las distintas comidas, los diferentes ingredientes vegetales de potencial proteico (semillas, legumbres, cereales, frutos secos y verduras).

Sustituir los productos lácteos

  • Leche

En general, podemos sustituir la leche de vaca por leches o bebidas vegetales, como las de soja, arroz y avena, ya sea para tomarla en el desayuno o para hacer preparaciones culinarias que originalmente se hacen con leche de vaca. Son la alternativa a la hora de hacer salsas como la bechamel y para las cremas de verduras. También es útil para opciones veganas de batidos de frutas. Además, los sabores vegetales combinan muy bien entre sí en este tipo de elaboraciones. Para cocinar postres como las cremas pasteleras, la crema catalana o las natillas, conviene optar por leches vegetales de sabor ligero, con el fin de mantener el sabor tradicional. Actualmente son fáciles de conseguir, ya que se encuentran en muchos supermercados.

  • Queso

Cada vez hay más alternativas veganas al queso, ya sea en supermercados o en establecimientos especialistas en restauración. El extenso mundo vegano permite encontrar sustituto para cualquier variedad de queso, desde el parmesano hasta la mozzarella. En caso de no tener acceso a estos productos, podemos improvisar otras soluciones sencillas, como cambiarlo por tofu, ya sea en forma de pequeñas láminas para ponerlo sobre una pizza o utilizando el tofu blando, ligeramente aderezado, para emplearlo como si fuera un queso de untar. Se recomienda también utilizar la levadura de cerveza para los platos de pasta y las salsas, como fuera una bechamel vegana, para obtener un olor y un sabor muy semejantes a los del queso.

  • Nata

Sustituir la nata es similar al caso de la leche: en el mercado existen diversas versiones vegetales, hechas a partir de soja o avena. La nata vegetal es una crema espesa ideal para platos de pasta, postres, batidos e, incluso, para añadirla al café. Se puede elaborar en casa hirviendo medio litro de leche de soja mezclado con una cucharada de margarina.

  • Helados

Renunciar a los helados es difícil, dado que gustan a todo el mundo y que los encontramos presentes en la rutina veraniega que huye del calor, así como en muchos postres de restaurante. Pero sí, también es posible hacer helados veganos sin leche, ni huevos ni nata. En el mercado, hay helados veganos, aunque hacerlos en casa resulta muy sencillo: solo hay que triturar los ingredientes deseados y congelar la mezcla.

Los helados comerciales suelen tener un alto contenido en grasa (aceite de palma, las grasas hidrogenadas...), que se funde a temperaturas altas. La grasa confiere cremosidad. Pero para hacer helados cremosos caseros, en lugar de añadir grasas, aprovecharemos las grasas que contienen alimentos más saludables y fáciles de conseguir, como son el aceite de coco, contenido en la leche de coco, las grasas del aguacate, las natas vegetales para montar, los aceites de frutos secos... De hecho, incluso podéis triturar un plátano, chocolate y azúcar, y os saldrá un helado vegano buenísimo.

  • Huevos

Para reemplazar los huevos de la dieta convencional nos centraremos en replicar su forma y textura, ya que no existen alternativas vegetales con características nutricionales que igualen las del huevo, un ingrediente único.

En los enlucidos, podemos preparar una mezcla de cerveza, o agua con gas, con harina de trigo corriente, formando una pasta con una consistencia similar a la del huevo batido.

Si queremos hacer una tortilla vegana, podemos emplear el tofu suave, marcándolo en la plancha o salteándolo. Otra opción para hacer una tortilla sin huevo es mezclar harina de garbanzos, harina de soja y de trigo y hacer una masa semilíquida, como el huevo batido, que verteremos en la sartén y trabajaremos como si fuera una tortilla normal.

El huevo es bastante importante a la hora de emulsionar salsas, como la mayonesa. Para hacer una mayonesa vegana, podemos usar la leche de soja como emulsionante y batirla en un vaso mezclador junto con aceite de girasol, zumo de limón y una pizca de sal. Otra opción es la llamada «tofunesa», que prepararemos batiendo un bloque de tofu con aceite de girasol o de oliva, para conseguir una mayonesa vegetal excelente.

Ventajas relacionadas